jueves, 6 de noviembre de 2008

Arguye de inconsecuencia del gusto y la censura de los hombres,
que en las mujeres acusan lo que causan.
Hombres necios que acusáis
A la mujer sin razón, Sin ver que sois la ocasión
Da lo mismo que ocupáis;
Si con ansia sin igual
Solicitáis su desden.
¿Por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal?
Combatís su resistencia
Y luego con gravedad
Decís que fue liviandad
Lo que hizo la diligencia.
Parecer quiere el denuedo
De vuestro parecer loco
Al niño que pone el coco
Y luego le tiene miedo.
Queréis con presunción necia
Hallar a la que buscáis,
Para pretendida, Thais,
Y en la posesión, Lucrecia.
¿Qué humor puede ser mas raro
Que el que, falto de consejo,
El mismo empaña el espejo
Y siente que no este claro?
Con el favor y el desden
Tenéis condición igual,
Quejándoos, si os tratan mal,
Burlándoos, si os queren bien.
Opinión ninguna gana,
Pues la que mas se recata,
Si no os admite, es ingrata,
Y si os admite, es liviana.
Siempre tan necios andáis,
Que con desigual nivel
A una culpáis por cruel
Y a otra por fácil culpáis.
¿pues como ha de estar templadala que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
Y la que es fácil enfada?
Mas entre el enfado y pena que vuestro gusto refiere,
Bien haya la que no os quiere
Y quejaos enhorabuena.
Dan vuestras amantes penas
A sus libertades alas
Y después de hacerlas malas
Las queréis hallar muy buenas.



Poema.

1 comentario:

Cherrys Crew Playlist